noviembre 2017

Hoy tengo irreprimibles deseos de escribir; en realidad mis dedos son los que los tienen. “Da capo”: hoy no tengo ganas de escribir, mis dedos sí. Son adictos al tecleo. Se mueven, nerviosos, autónomos, exigentes, como bebés pidiendo la teta. No se trata de que los apremie alguna frase perfecta que deba preservarse intacta, ninguna…

Read More Huyendo por el túnel del subterráneo