Nada le impide interrumpir la lectura
de esa novela estúpida
en la que no sucede nada y en la que
-bien lo sabe-
nada va a suceder.

Y da vuelta la página…
sabe que hay que leerla hasta el final.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.