Acababa de cumplir diez años…

Acababa de cumplir diez años cuando la conocí y me enamoré definitiva, locamente. Me dijeron que era demasiado chico, que no fuera impaciente, que tenía mucha vida por delante, que lo que ahora dolía tanto y parecía definitivo, rápidamente iba a borrarse de mi memoria sin dejar cicatrices. Me negué a atender razones y se me castigó prohibiéndome volver a verla. La vigilancia a la que fui sometido, extraordinariamente severa, resultaba, sin embargo, nimia, irrisoria, contrastada con la ardiente pasión que impulsaba el reencuentro. Resultó fácil, entonces, burlar año tras año a nuestros crueles guardianes. Ella, acudiendo a cada una de nuestras citas clandestinas absolutamente distinta, era quienes los confundía: Un color diferente de piel, de ojos, de cabello, otra voz, otra estatura, otro nombre…

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.