Interfaces

juego de espejo-2
Yo era otro y era este
que ahora mira al otro que fue,
y no sabe de quién ni porque
esa mirada inquisitiva.
-¿Qué ve, qué busca,
qué mira en mí ese viejo?-
se pregunta uno.
Y el otro:
-¿Por qué, ese adolescente, finge desconocerme?-
Y ni uno ni otro
se confiesan que conocen las razones.
Agitan, simplemente las aguas
y las enturbian.
Desde entonces
Narciso
No se acerca al estanque

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *