La vida no se detiene ni espera

La vida no se detiene ni espera.
Por eso uno se queda
siempre y para siempre
fuera del secreto.
Como en un capítulo en blanco.
¿Qué importa
si en lo no escrito
estaba toda la verdad
y la belleza
y la clave del misterio?
Si espero
es sólo por hábito
sin esperanzas y con impaciencia
sé que no estoy en ninguna parte.
O, quizás sí que estoy
en lo no escrito del capítulo en blanco.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *