PageRank

Google me cita por un nombre
que siempre supuse que era el mío.
Es una alegría
ratificar que soy quien creía ser.
Google te identifica como el gran amor de mi vida,
y confirma lo que en mi corazón siempre supe.
Google concluye datando mi muerte
un domingo invernal de hace dos años.
No me preocupa la idea de ya no ser,
pero si la de haber permanecido tanto tiempo
donde no correspondía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *