Perversiones

El poeta
ese gran sádico
gozaba demorando el nacimiento
del poema.

El poeta
Ese gran masoquista
Apretaba los esfínteres
y disfrutaba no pariendo.

EL Poema
ese gran asesino
logró escaparse, finalmente, del poeta
y se lo comió.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *