Reseña Crítica de Perla Zayas de Lima

publicada en el portal independiente sobre artes escénicas
GOEN
http://goenescena.blogspot.com.ar/
domingo, 27 de marzo de 2016
Para futuro olvido, de Alberto Wainer.
Una reseña bibliográfica sobre una autobiografía poética.

WP_20160327_001
Este libro del dramaturgo Alberto Wainer presenta una serie de particularidades: lleva por subtítulo “poemas y etcéteras” dando por sentado la dificultad (¿o inutilidad?) de las clasificaciones; está dedicado a un amplio “nosotros” y al tiempo; y la misma imprecisión baña los datos editoriales: “Buenos Aires, Argentina, Edición limitada. Sólo para que los amigos se hagan una idea. Finales del 2015 (e inicios del 16)”. Obra que de alguna manera puede leerse como un eco transformado y enriquecido de aquella voz paterna que el autor destaca como prefacio a la primera parte, “Precuela”. Los cuatro poemas que la integran le permiten desandar el camino iniciado, atrapar momentos del pasado en los que se funden realidad y mito, literatura y exilio, afrontar un sobrevuelo que lo enfrenta a “la enormidad de la noche/la enormidad del tiempo”, pero también renovar el desafío que le había propuesto a su hijo, la práctica peligrosa de la entrega.
Los tres poemas que integran “Que tan obstinado amor tiene un sentido” aparecen atravesados por cuatro palabras clave: vida, memoria, pasión y sentido, y pueden ser leídos desde la fenomenología de Husserl, ciencia de esencias que se hace posible por la reducción eidética, cuya tarea es (según la definición de Nicola Abbagnano) “purificar los fenómenos psicológicos de sus características reales o empíricas y de llevarlos hacia el plano de la generalidad esencial”.

Lo autobiográfico aflora de manera potente en la tercera parte “Y si dejara de ser todo”. El yo y la capacidad de generar una palabra poética epifánica, reveladora, y la fusión pensamiento-emoción se manifiesta en el poema “Porque humo es nuestro aliento”, en mi opinión una de las más bellas manifestación de la poesía contemporánea argentina. Esta parte incluye también un breve escrito en prosa que significativamente se titula “Entropía”: irreversiblidad del tiempo, transformación que conlleva una degradación de la energía, por lo que entre en un rico diálogo con los poemas que lo enmarcan.
“Música vieja” propone variaciones rítmicas, prosa y verso, consonancias y asonancias en composiciones que revelan el arduo ejercicio de la memoria. Y “Al final se acaban las palabras” reúne textos, que sin concesiones ni lugares comunes, reflexiona sobre el conflicto palestino-israelí con referencias esclarecedoras sobre la pieza teatral de Mario Diament, “Tierra del Fuego”; y se interroga sobre el horror y la violencia de Auschwitz, Sabra, Treblinka, Chatila, Nahar al Bared, Dachau, Chelmo, Gaza. Pero también se atreve a proponer en “Y ahora Hamlet…” una praxis “en la que el odio al mal es tan importante como el amor si queremos que el mundo no se acabe”.
El libro se cierra con “Siete razones para no releerse”, que paradójicamente funcionan como siete razones para que este libro sea releído. Y con “Pistas y Misterios”, donde el discurso autobiográfico expone su itinerario artístico desde su papel como animador del grupo poético El pan duro y, buscando que el tiempo se proyecte desde el pasado al presente y desde el presente al pasado, convoca a “gentes inolvidables”, poetas, ensayistas y dramaturgos con los que el autor de este libro convivió antes de su exilio.
A lo largo de sus diferentes partes Wainer también convoca a personajes (Ulises, Robinson Crusoe, Tarzan), creadores de personajes (Flaubert, Elliot, Faulkner), pensadores (Benjamin, Horacio) y un texto religioso canónico como la Biblia, y los integra en un discurso personal sobre el hombre frente a la nada y el silencio, pero también sobre el valor de la palabra.
Dos datos suministrados por el autor son importantes de incluir.
El primero, el significado que aquí adquiere “Precuela”:
“La palabra es en realidad un neologismo, viene del inglés, y significaría todo lo contrario de secuela. Es decir: habla de lo que ocurrió antes de la historia principal. La pequeña sección que llamo así en el libro, incluye cuatro poemas que, en realidad, por circunstancias e incluso por estéticas preceden a los del cuerpo central del poemario. Incluso dudé en incluirlos, algunos, por ejemplo el que le dediqué, en 1963, a mi hijo de, por entonces, cuatro años, me resultan como ajenos formalmente e, incluso como perspectiva de vida, pero me sigue resonando entrañable y, biográficamente, casi imprescindible. Ocurre lo mismo con El lamento de Poll, escrito en 1981 durante el exilio. Algo, sin embargo, me compulsó a incluirlos. Yo hace muchos años que no publico poesía -hay una antología que en 2006 publicó el gobierno de Buenos Aires en una colección dedicada a los poetas del 60, pero yo no fui el selector de los poemas de dicha antología. Nunca dejé de escribirla, sin embargo, pero pasó a ser como una ocupación privada, urgente pero íntima. Algo, muy misterioso o, por lo menos, momentáneamente inexplicable, me urgió a editar “Para futuro olvido”.
El segundo la tapa, que bellamente sintetiza a este escritor como viajero/peregrino, fue consecuencia del trabajo sobre una foto que abarca parcialmente la contratapa, sacada por el hijo de Alberto Wainer en un muelle sumamente largo que se interna en el mar, en el estrecho de Juan de Fuca, en Victoria, B.C. (Vancouver Island), enfrente del estado de Washington, EE.UU.
Abrenuncio, uno de los personajes de Del Amor y otros demonios, de Gabriel García Márquez, afirmaba: “Cuanto más transparente es la escritura más se ve la poesía”. En este libro de “poemas y etcéteras”, varias son las palabras claves, que permanentemente afloran: partidas, llegadas, palabras, humo, memoria. Precisamente es la labor poética de Alberto Wainer la que permite que quien lo lee, pueda “hacerse una idea” de los valores artísticos y personales del autor y cómo su poesía y su prosa cargadas de elementos autobiográficos es la vía para “autocicratrizar” las heridas dejadas por el exilio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *