Un boceto hecho de aire en la mañana

Que ahora, aquí,todo se detenga
hasta el susurro de la brisa suave
y la neblina hipnótica
que me engaña como si viera esto.
Una ausencia colmada
de enmudecida música
un cielo exánime de grandes ojos azules,
la marea dormida sin flujo ni reflujo,
y un tiempo sin transcurso
sumidero de nada.

Pero la eternidad solo ocurre en la infancia
y para los que han perdido el olvido
la añoranza es perpetua.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *