Memoria

A la mujer amada y perdida, Hölderlin le dio el nombre de Diotima (una sacerdotisa de Mantinea) porque en ella, en la sabiduría y el erotismo con la que inició a Sócrates en esos tópicos, el poeta confirmó sus intuiciones acerca del amor físico y espiritual y, también de la belleza. Él, por un cortísimo…

Read More Esta piel que no es más que la memoria de tus dedos

Buenos Aires, Junio de 2015 Querido Andrés, intento contestarte simple y llanamente, pero tus preguntas me resultan difíciles. Quizás por eso brillaron por su ausencia en  nuestros contactos  anteriores.   Releyendo, advierto que todo quedó bastante confuso e insoportablemente subjetivo. También  me hubiera gustado un poco más de síntesis, pero no la logré. Me enredé demasiado.…

Read More Carta sobre la ida y la vuelta

1) Consulto el ajado cuaderno en el que tomaba notas rápidas de mi día a día como exiliado novato. Había llegado a Madrid en enero de 1977, durante la que se conocería como la Semana trágica de la Transición, y leo en él: “el día 24 un comando ultraderechista asesinó en un despacho de abogados…

Read More Madrid, 1977

Es lindo revisitar los escenarios de la propia biografía libre de la responsabilidad de ser el guía del recorrido. Anoche (buscando otro dato) encontré en el libro de Héctor Negro “La verdad sobre El Pan Duro” (2007) el vívido recuerdo de unos de uno de los escenarios emblemáticos de mi historia personal y -lo corroboro…

Read More Noa-Noa

  El 3 de julio Ramón –Ramón Gómez de la Serna- cumplió 130 años (*). Vivía a siete cuadras de mi casa, en el sexto piso de un edificio de departamento de la calle Victoria, hoy Hipólito Yrigoyen (**). Yo -que sabía que era el autor de esas retahílas de frases cortas, lunares, inexplicablemente cómicas…

Read More Ramón